Web Foros

5 0 0

Invitad@

Login | Registrarte
Estás en: Blogocio > Ps3p > Análisis > Metro: Last Light (Playstation 3, Xbox 360, Pc)

ANÁLISIS Metro: Last Light (Playstation 3, Xbox 360, Pc)

Análisis Metro: Last Light

Acompañamos a Artyom en su nuevo periplo a través de la asfixiante red de metro de Moscú

8
LO MEJOR
  • La puesta en escena, sencillamente soberbia
  • Gran nivel técnico y de detalle, con un genial uso de la iluminación
  • Buena combinación entre la acción directa y la infiltración
  • Alcanza momentos de gran epicidad y tensión
LO PEOR
  • La IA es en diversos momentos bastante mejorable
  • Pese a las mejoras introducidas, las mecánicas de sigilo siguen algo cojas
  • Tanto la trama como el desarrollo se deshinchan un poco tras un gran inicio
  • Las batallas finales, terriblemente diseñadas
Metro: Last Light
Metro: Last Light
ANÁLISIS
Metro: Last Light
Plataforma analizada: Pc

Publicado por Andreu Presa Rodríguez el 31/05/2013 00:05

Entre las ruinas de lo que un día fue la ciudad de Moscú, las criaturas nacidas de la radiación campan a sus anchas. El agua arde, el aire asfixia. Pero debajo, en los confines del metro, la humanidad pelea por subsistir. Sin embargo, el peor de los enemigos no se encuentra ahí arriba, sino en los túneles. Y se prepara para una nueva guerra.
Metro: Last Light

De novela de éxito a franquicia de videojuegos. Ése es el camino que ha seguido 'Metro', la obra de ciencia ficción nacida de la mente de Dmitry Glukhovsky cuya primera entrega, 'Metro 2033', se publicó en Rusia en 2005 para cinco años más tarde convertirse en un fenómeno literario a nivel global.

'Metro' se ambienta en una realidad alternativa en la que en 2013 tuvo lugar un conflicto a nivel mundial que culminó con la detonación de una bomba nuclear en las inmediaciones de Moscú. Siendo inviable la vida en la superfície, los escasos supervivientes adoptaron la red de metro como refugio y en su interior las estaciones fueron convertiéndose en pequeños estados independientes separados por inhóspitos túneles.

Sin embargo, la naturaleza del ser humano es irremediablemente violenta y egoísta, por lo que incluso entre tanta miseria los conflictos no tardaron en llegar. La escasez de recursos y la recuperación de armamento gracias a incursiones periódicas hacia la superfície dieron paso rápidamente al nacimiento de diversas facciones enfrentadas. Una lucha de poder constante con protagonistas tan radicales como los comunistas de la Línea Roja o los fascistas del Cuarto Reich, además de la confederación independiente conocida como Hansa.

Metro: Last Light

Y en medio de todo ese caos, aunque al mismo tiempo totalmente ajenos a sus consecuencias, se encontraban los habitantes de numerosas estaciones periféricas. Personas anónimas como Artyom, un joven de la estación VDNKh cuya vida se vió truncada por la creciente irrupción de unos extraños seres conocidos como los Oscuros. Unas criaturas humanoides, tan extrañas como mortíferas, a las que a duras penas eran capaces de contener.

Fue por ello que Artyom inició su viaje a través del entramado de estaciones para dar la voz de alarma y buscar ayuda de forma desesperada. Debía llegar a la Polis, el complejo de estaciones centrales del metro, y encontrar un modo de detener la amenaza. Y lo hizo. Sus súplicas obtuvieron respuesta en la forma de un antiguo complejo militar subterráneo hasta ahora oculto conocido como D6, con cuyo arsenal de misiles fue posible destruir el nido de los Oscuros ubicado en el jardín botánico. El metro seguía a salvo de todo peligro. O al menos, eso parecía.

Cargando comentarios...
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.